sábado, 5 de noviembre de 2016

Crónica de un triunfo anunciado / Ruta 0-4 en el Teide 3718m


No es difícil soñar, pero muchas veces es muy difícil llevar a cabo esos sueños.
La montaña es implacable, estricta y al mismo tiempo maravillosa. Pero somos nosotros los que tenemos que saber como entramos a la montaña y como la abandonamos.

El día que decidimos intentar completar la ruta 0-4 en el Teide, (saliendo de cota 0 en la playa del socorro hasta la cima del Teide a casi 4000m de altura) acompañando a Silvia en la silla Joëlette, ya sabíamos que iba a ser todo un éxito. El simple hecho de intentarlos, planearlo y comenzarlo, ya era todo un triunfo.


No es cuestión de hacer un artículo contando lo duro del recorrido, los tramos en los que los pies patinaban y donde más de uno tropezó y toco suelo. No es cuestión de contar cada gota de sudor que dejamos atrás en una noche muy calurosa y con mucha humedad, de las empinadas rampas con un piso empedrado y difícil hasta para andar, del impresionante mar de estrellas que pudimos apreciar al apagar nuestros frontales, del inolvidable amanecer con la silueta del Teide delante de nosotros…
Pero si es importante reseñar lo vivido en esta peculiar aventura.

Los guías y voluntarios nos conocíamos de tiempo, pero a nuestra protagonista y sus acompañantes las habíamos conocido poco días antes.

No se puede expresar fácilmente todo lo que ha pasado por nuestros corazones en estos días de aventura, ni lo que se sintió y se vivió el día del reto.

Me da igual la cima. No me importa si llegamos a la cumbre o no. ¿Acaso es lo más importante? Yo perdí el interés en la cima desde el primer metro que rodamos la silla con Silvia montada en ella y pudimos ver su cara y la de todos los que allí estábamos.

Las emociones eran mas intentas que la cantidad de luces que alumbraban esa noche estrellada. Todo el esfuerzo se resumió y se redujo a la mínima potencia solo con la ilusión de ver cumplir un sueño inimaginable hasta ese momento no solo para nuestra gran protagonista, sino para todos los que con ella estábamos.


Poder hacer de una persona sentada de por vida en una silla de ruedas, una montañera más, era lo que más nos emocionaba y nos hacia olvidar la cantidad de kilómetros y metros de desnivel que nos esperaban hasta el fin del reto.

¿Que es tocar la cumbre de una montaña?
Puede que sea la meta, la guinda del pastel, pero, ¿qué pasa durante todo el camino hasta esa cumbre?. En todo ese camino es donde se forjan las verdaderas amistades, donde se habla, se siente, se llora, se ayuda y se vive con intensidad. Puedo asegurar que todo esto pasó en las 14 horas que duro la excursión

Yo he subido muchas montañas. Si es cierto que llegar al punto mas alto, es algo indescriptible, pero a veces nos olvidamos de todo el camino recorrido hasta ese punto.
Yo he dejado muchas cumbres sin hacer por el simple hecho de disfrutar de alguna parte en concreto, o algún momento del recorrido que merecía la pena, por su belleza, por el momento, por la imagen…y no creo que me arrepienta nunca.


La decisión que tuvimos que tomar a los 3000 metros de altura cuando el tiempo se puso en nuestra contra, fue la decisión mas acertada, por seguridad y prudencia. Eso no quiere decir que no hiciéramos cumbre. La cumbre la hacemos día tras día. Cuando ayudamos a alguien que lo necesita, cuando hacemos lo posible por completar un reto que al mismo tiempo ese reto es un sueño para alguno de nosotros, cuando conseguimos sacar unas lágrimas de emoción, cuando abrimos esas puertas a algo olvidado o que simplemente nunca se ha planteado. Esas son las cumbres que yo quiero conquistar.

En el Teide conquistamos muchas cumbres. No pisamos la cota más alta de España, pero llenamos de alegría y emoción muchos corazones. No solo los de las personas que allí estábamos. No solo el corazón de nuestra protagonista Silvia, sino el de muchas personas que desde entonces se sienten identificadas con ella, quieren volar y soñar como lo hizo ella y quieren hacerse montañer@s como lo consiguió ella


Al fundar Montes Solidarios sabia que me esperaban muchas emociones, pero nunca imaginé que una aventura tan sencilla y complicada al mismo tiempo, me afectara tanto como lo esta haciendo ésta.
Igual es por culpa del grupo de personas que allí estuvimos (igual no, seguro). También por el grupo de personas que desde lejos nos seguían y en mi caso me apoyan a muerte.

Tantas palabras de agradecimiento, de reconocimiento, tantas llamadas, tanto interés por saber como nos fue… Han sido unos días muy intensos los anteriores y los posteriores a nuestro reto, y todavía sigo emocionado. 


No creo que nos merezcamos tantos elogios, solo hemos hecho lo que nos gusta y lo que nos dicta el corazón, sin ningún animo de lucro, solo satisfacción personal.
Me pongo en el supuesto caso de que todos, todos los días hiciéramos algo por los demás sin buscar nada a cambio… ¿No seria todo muy diferente?

El fin de semana del 28 al 31 de octubre del 2016, ha cambiado mi vida. He conocido en profundidad bellísimas personas a las que quiero quitarles un pedacito para mi crecimiento personal.
La bondad de Javi, la serenidad de Jose Manuel, la meticulosidad de Aitor, el buen humor y el tesón de Miguel, la juventud desbordante de Aritz, la fuerza y alegría de una luchadora como Laura, la felicidad de Mariaje, la capacidad de superación y las ganas de vida de Silvia, el entusiasmo y profesionalidad de Txus, Diego, Javier y Amaia. A todos les pido permiso para quedarme con un trocito de ellos que seguro me ayudará a ser mejor.


Lo conseguido en el reto de Teide no es cualquier cosa. En lo deportivo hemos hecho algo muy duro. En lo social hemos conseguido la inclusión de personas con movilidad reducida en un ámbito de alta montaña y hemos hecho pensar a muchas otras como gestionar esto de la mal llamada discapacidad (yo prefiero llamarlo “capacidades diferentes”). Y en lo personal creo que para todos ha supuesto una experiencia sobresaliente que tardaremos mucho en olvidar.

El objetivo está cumplido. Hicimos realidad un sueño. El sueño de Silvia que se hizo montañera aunque solo fuera por un día. 
Que los límites que nos ponemos no nos impidan forjar nuestros sueños y que siempre tengamos soñadores a nuestro lado.


Yosu Vazquez, fundador y presidente de Montes Solidarios



Ya has vivido suficiente, Ahora te toca disfrutar. 
(Albert Espinosa. Del libro “Los secretos que jamás te contaron”)

lunes, 10 de octubre de 2016

Rafa Ledesma, primer ciego en finalizar una carrera por montaña en el País Vasco

Que no existen barreras, que las barreras nos las ponemos nosotros y que la discapacidad esta en cada persona. Rafa Ledesma nos daba éste fin de semana una tremenda lección.

Tropezones, patinazos, golpes y torceduras de tobillos, de todo sufría en la Vitoria-Gasteiz Trail 15km celebrada ayer en nuestra ciudad, en Vitoria-Gasteiz.

Y resultaba mucho mas complicado que en los entrenamientos porque el ruido de la gente le confundía y le impedía concentrarse, pero gracias a la labor de los guías que anteponían la seguridad de Rafa por encima de todo, Rafa debutaba en ésta disciplina y lo hacía con matricula de honor convirtiéndose así en el primer discapacitado visual en finalizar una carrera por montaña en el País Vasco. 

No podemos sentirnos más orgullosos de este socio, amigo y parte importantísima de Montes Solidarios.

Queremos seguir cumpliendo tus sueños Rafa, porque tus sueños son nuestra fuente de inspiración.






lunes, 26 de septiembre de 2016

“¿Arantzan zu?”

Cuenta la leyenda que una virgen se apareció a un pasto en medio de unos espinos. El pastor en un rudo euskera le dijo “¿Arantzan zu?” “¿Entre los espinos? Desde entonces el santuario de Arantzazu es visitado por infinidad de personas.

El camino que recorre desde el santuario hasta las campas de Urbia a los pies del imponente monte Aizkorri, te transporta a otro mundo donde la naturaleza cobra protagonismo y lo acapara todo.
Sus bosques, arroyos, sus paisajes, y el verde de su campa acompañado por el olor a comida típica de la fonda que habitualmente cobija a montañeros y paseantes es una mezcla única y difícil de describir.
Todo esto y muchísimo más llevaba sin sentir nuestra protagonista de una de nuestras ultimas actividades.
26 años sin pisar este lugar, sin tocar las ramas que cubre parte del camino, sin sentir esa fina lluvia…
El día comenzaba con previsiones de lluvia, pero la suerte hizo que el día fuera el idóneo para esta salida.
El bosque que rodea las campas se impregno de niebla, humedad y amigos de Arantza que queríamos compartir ese día único con ella.
Duras rampas para la Joelette, pero que acompañadas por las conversaciones y ánimos de los participantes, se hicieron llevaderas e incluso suaves.

La llegada al punto final del recorrido se llenó de aplausos, lágrimas y unas vistas del valle increíble con una fina niebla que adornaba de una forma muy característica este lugar. Los abrazos, emociones, y felicitaciones mutuas, dieron paso a ese almuerzo del que todo montañero disfruta como si fuera algo único.
Arantza pudo compartir en la montaña unas horas mágicas que esperemos le carguen las pilas para otra aventura.

Arantza nos ha emocionado con sus lágrimas. Emoción compartida por muchos amigos que querían compartir este día con ella.
Una vez mas debemos sentirnos orgullosos por formar parte de este sueño ahora hecho realidad.
Esperemos que este bonito recuerdo no se nos quite a ninguno de los que allí estuvimos nunca de la cabeza.

Media Rioja Alavesa 2016

La MediaRiojaAlavesa2016 nos dejaba un gran sabor de boca.

Conseguimos cumplir el sueño de Jugatx y su familia al poder correr con ella y parte de sus amigos y familiares entre los viñedos y bodegas de su pueblo, entre su gente y sus amigos.
Las emociones nos embargaban desde el comienzo, y los ánimos del público no dejaban que decayera el ritmo desde la salida hasta la meta.

Jugatx y su familia han podido disfrutar de ésta carrera, pero todavía queda mucho por hacer. Muchas cuestas que superar, muchas trabas que afrontar y mucho que pelear en instituciones para que todos (sobre todo los del medio rural) sean tratados por igual.

Mientras tanto, nosotros seguiremos intentando cumplir vuestros sueños.


lunes, 20 de junio de 2016

San Juan de Gaztelugatxe se tiñó de naranja.

Color representativo de las camisetas de la cooperativa Azeri Natura Guztiontzat, y la Asociación Montes Solidarios.

El objetivo. Tocar la emblemática campana de la ermita situada en lo alto del islote de San Juan de Gaztelugatze. Lugar único en la geografía vasca y nacional. Siendo uno de los mas bellos recorridos visitados por una gran cantidad de personas de todas las nacionalidades.


El camino. Mas de 240 escalones, algunos altos, otros estrechos, seguidos, separados, pero todos uniendo un pedacito de la costa Vizcaína con ese islote en medio del mar y coronado por su ermita donde náufragos y pescadores pedían sus deseos al hacer sonar tres veces la campana.


Los protagonistas. Dos amantes de la naturaleza ilusionados y emocionados por cumplir su sueño de alcanzar la cuerda que les uniría a esa ansiada campana en lo alto del campanario de la ermita. Dos personas con movilidad reducida que veían desde la lejanía de sus coches, desde el parking mas cercano o en fotos desde casa, lo imposible de superar esa gran barrera arquitectónica para ellos infranqueable.




El equipo. Esta vez dos grupos muy diferentes, pero muy iguales al mismo tiempo.
La cooperativa Azeri Natura Guztiontzat (promotores de la expedición) y educadores medio ambientales. Jóvenes, con muchas ganas, fuerza e ilusión, y la Asociación Montes Solidarios, con algo más de edad, mucha experiencia en montaña y la misma ilusión y ganas que sus compañeros.


Ambos equipos afrontamos la subida y bajada con destreza y emoción y fuimos un único equipo luchando por cumplir dos sueños a dos personas que nunca hubieran imaginado hacer algo parecido.



Una vez más hemos conseguido unir aventura, retos, sueños, emociones… en una gran coctelera que con otros muchos ingredientes han dado el mejor resultado posible.

Por nuestra parte solo nos queda agradecer a Azeri Natura Guztiontzat el haber contado con nosotros para este bonito reto que sin duda nos vuelve a hacer crecer como asociación, como personas y como voluntarios en estas actividades que tanto nos aportan.


Las sonrisas de Manu y de Jose, fue nuestro mas preciado premio y recompensa. Esa recompensa parecida a la que aquellos pescadores y náufragos obtenían cuando pedían sus deseos y hacían sonar tres veces (como lo mandaba la tradición), la campana de uno de los lugares mas bellos del planeta, San Juan de Gaztelugatze.

Seguimos trabajando en la fábrica de sueños, con un
UNICO OBJETIVO, CUMPLIR SUEÑOS


martes, 24 de mayo de 2016

Dos historias. Dos realidades.

Fin de semana potente con dos actividades de montaña para dos personas asociadas a Montes Solidarios.

Dos increíbles historias humanas de superación, amistad e inclusión.

Comenzamos el sábado día 21 con una chica que venia desde Madrid para cumplir un reto y continuar con su pasión por la montaña interrumpida por varios ictus que la han obligado a aprender a hablar, moverse, y andar de nuevo.


Elegimos el monte Jaizkibel en Fuenterrabia por su belleza y unión de mar y montaña. Con un esplendido y caluroso día afrontábamos las duras rampas de subida pasando por la ruta de las tres torres hasta el repetidor, pero obligando a Maite a caminar con ayuda los últimos 100 metros hasta la cima. Algo increíble y único como vivencia ver a una persona que hace unos meses apenas se mantenía en pie y esta vez conseguía ella junto con su compañero completar con esfuerzo y una gran sonrisa este reto.


Una vez mas una lección de esfuerzo total de esta amante de la montaña, que después de mucho entrenamiento esta mejorando de forma sorprendente su movilidad y de esta forma normalizar todo lo posible su día a día.


Al día siguiente quedamos con otra de nuestras socias de Montes Solidarios para cumplir otro sueño, esta vez muy emotivo y sentimental.


Isabel según nos comentaba, ha subido mas de 200 veces hasta el bonete de San Tirso (1276m) enclavado en la sierra de Cantabria, frontera entre Alava y La Rioja Alavesa, pero desde hacía 2 años y debido a una enfermedad que la ha dejado en silla de ruedas, no había vuelto a este lugar mágico para ella.


Nuestra misión… cumplir su sueño una vez mas.

Con un día desapacible pero la lluvia, la niebla y el fuerte viento en la cima, hemos completado la ascensión y de esta forma reencontrarse de nuevo esta gran montañera y su fantástico grupo de amigos y compañeros de montaña, en la campa del bonete de San Tirso


Las emociones han estado un poco ensombrecidas por el temporal, pero no han faltado los aplausos, el almuerzo, las risas y el reconocimiento a esta gran luchadora que día a día lucha por mantenerse activa. Seguro que esta ultima subida a su montaña preferida le ha dado una vuelta de tuerca a su motivación y su estado de animo.

Ese era nuestro objetivo.


Pero es obligado destacar algo que muy poca gente valora y que nosotros hemos visto en estas dos historias.
Es tan sencillo y tan complicado al mismo tiempo, como juntarse con un grupo de amigos que quieren que sus compañeras de montaña, sigas manteniendo esa afición que por un motivo u otro han tenido que dejar definitivamente o temporalmente.

Ellos han sido los que nos han contado estas historias. Los que animan y ayudan a cumplir estos retos y sueños. Con los que sin ellos esas caras de felicidad en este caso de Maite y de Isa, no serian posibles.

Estos amigos no quieren dejarlas aparcadas en casa y quieren que sigan siendo sus compañeras de montaña.


Ellos han empujado de las sillas, han mimado y atendido en todo momento a estas soñadoras, y entre todos nos han facilitado esta bonita misión que nos hemos adjudicado y que nos sigue llenando de satisfacción.

Ellos son los que se merecen todos los reconocimientos y todas las alabanzas.
Nosotros solo somos una herramienta y un pequeño eslabón en la inclusión de estas personas en este caso en el mundo de la montaña.

Un aplauso para estos amigos y un abrazo agradecido por lo que nos han demostrado en este fantástico fin de semana.


Una vez más nos sentimos orgullosos de haber cumplido dos bonitos retos, pero aun más de haber conocido mucha y muy buena gente.

SEGUIMOS CUMPLIENDO SUEÑOS.

domingo, 15 de mayo de 2016

Correr corre cualquiera, pero sonreír…

Seguramente será una simple frase de las muchas que hemos podido escuchar en el transcurso de la media maratón Martin Fiz 2016 que hemos corrido con Uxue, nuestro talismán.

Han pasado varias horas y todavía nos cuesta escribir serenamente este artículo. Creo que las cuatro personas que hoy empujábamos y tirábamos de la silla Joelette, cada uno con su historia, sus problemas, sus preocupaciones, familias y cada uno con sus avatares de vida, hemos sentido la emoción de cruzar la línea de meta con esta preciosa niña, y con un solo corazón en algunos momentos empañado por tanta emoción.


Todavía nos cuesta asimilar la cantidad de ánimos y palabras de apoyo que hemos recibido y seguro recibiremos en varios días. Pero aun estamos más sorprendidos por el trato que Uxue ha tenido a lo largo de los 21 kilómetros que ha estado sentada en la silla.

Ni que decir tiene que tanto sus padres como su hermano se han deshecho en elogios, besos, abrazos y cariño hacia su hija, pero no han sido los únicos.

Amigos, familiares, amigos de amigos, gente que no nos conocía de nada, todos han dedicado unas palabras de admiración hacia todo el grupo, pero que nosotros se las queremos ceder a Uxue y a sus “Aitas” por el trabajo que hacen con ella.

Nosotros solo estamos un rato. La mimamos, la cuidamos, la animamos y le sacamos sonrisas que llenan nuestro corazón. Ellos lo viven día a día, las 24 horas sin interrupción, sin quejas, sin esfuerzo, con muchísimo amor.

Sirvan estas palabras de homenaje para ellos y tantas otras familias que intentan la inclusión de sus hijos, y para que la sociedad les haga ese hueco que les daría un balón de oxígeno extra.


Las emociones no nos dejan ver claro como ha sido el día. Sabemos que hemos estado al lado de otro gran grupo de voluntarios llamados “Egoísmo Positivo” que han hecho “correr” a ocho chavales y chavalas con sus sillas de ruedas. Esto nos deja ver que a pesar de muchas cosas, existe buena gente en el mundo. Felicidades.


Sabemos que hemos llegado a casa con las ropas mojadas. Pero ¿por qué?, ¿por la lluvia?, ¿por el sudor?, ¿por las lagrimas?



Hemos visto una ciudad volcada por el deporte a pesar del mal tiempo. Una organización de carrera, que nos ha dejado un hueco para poder demostrar que se puede, que se quiere y que se hace.

A nuestra resistencia física para llevar a cabo estos retos, tenemos que añadir una resistencia emocional muy especial para sobrellevar estos chutes de emotividad que reto tras reto administramos a nuestro corazón.


Nos tiembla todavía el pulso al escribir, y ya estamos pensando en los siguientes retos que sean el próximo fin de semana.

La Media Maratón Martin Fiz 2016 ya es historia. Ha sido la primera media maratón de Montes Solidarios y con la mejor persona que hubiéramos pensado correr, nuestro talismán Uxue. 

Ya esta limpia y puesta a punto la silla Joelette para las próximas que serán, una en la montaña costera Guipuzcoana, y otra en la montaña Alavesa con otras dos bonitas historia de superación personal.


Uxue descansa, sus padres seguirán con los ojos nublados igual que nosotros. Y todo aquel que hoy nos haya visto, esperemos que un poco se acuerden de ese medio minuto que nos han seguido con la vista durante la carrera, y algo les marque en sus cabezas, pero sobre todo en sus corazones.



La Asociación Montes Solidarios necesita socios, seguidores, lo que sea para poder seguir cumpliendo retos.

Anímate, mucha gente te lo agradecerá, pero sobre todo…tu corazón.