miércoles, 23 de mayo de 2018

ISABEL

Todos tenemos la sensación de estar siempre esforzándonos casi a diario, pero cuando conoces gente que de verdad lucha...

Llamémosla Isabel (por ejemplo). Supongamos que un grupo de amigos quiere retomar esas salidas montañeras que tantas veces han hecho y que por la enfermedad de “Isabel” han tenido que dejar de disfrutar con ella.
Pongamos el nombre de un monte emblemático para Isabel. San Tirso podría ser…

Pero dejémonos de suposiciones y seamos realistas.

Isabel apenas puede mantenerse en pie. Su estado físico se ha deteriorado en los últimos años y la idea de subir a este precioso monte de Álava es una locura.
De alguna forma conocieron la asociación Montes Solidarios y la idea de volver al San Tirso con Isa, se fue haciendo cada vez más palpable.


Y así fue. El 20 de mayo del 2018 un grupo de amigos montañeros se propusieron disfrutar de nuevo de una salida de montaña en equipo, como lo hacían todos los sábado y domingos y con Isabel claro.

La protagonista estaba nerviosa pero con una gran ilusión por volver a pisar esa montaña que tantas veces antes había subido. Los guías y voluntarios de Montes Solidarios emocionados y también nerviosos por el acontecimiento. Y el grupo de amigos y acompañantes de nuestra usuaria alegres y dispuestos a ayudar en lo que fuera.

Las cuestiones técnicas fueron las de cualquier salida de Montes Solidarios, pero la carga emocional a la que nos sometíamos era en algunos momentos muy intensa.
La dureza de las rampas de subida nos dejaba claro que no sería fácil, pero la compenetración del equipo y los ánimos de los acompañantes nos ayudaban a seguir.
La sonrisa de Isabel y su hilillo de voz nos dejaba ver que estaba disfrutando, y con eso las duras pendientes se convertían en llano. 

En lo climatológico, el día perfecto, la llegada a la campa del bonete de San Tirso impresionante dejando Álava a nuestras espaldas, y abriendo la vista a la Rioja.


La alegría de Isabel nos llegó a todos los asistentes. Emoción, abrazos, charlas, almuerzo y todo lo habitual en una salida entre amigos al monte.
Isabel y sus amigos habían vuelto a revivir esos paseos por la montaña que tanta vida les ha dado.

Seguramente por la cabeza de nuestra protagonista pasaron muchas cosas, muchas imágenes, muchos sentimientos que en algunos momentos de la bajada nos dejó ver.

No puedo dejar de pensar en ese momento que ella nos hizo parar para mostrarnos y explicarnos con su fina voz saliendo desde lo más profundo de su corazón y haciendo un gran esfuerzo por hacerse entender, la imagen de una cruz de hierro que con el paso del tiempo había sido engullida por el árbol donde había sido colgada.
Estoy seguro que Isa estaba deseando que llegara ese momento para verlo, recordar, hablarlo, y emocionarse como se emocionó.


Fue un momento muy bonito, duro y que nos dejó a todos los que estábamos cerca sin palabras.
Las lágrimas de Isa no sabemos si eran de alegría por volver a ver algo tan curios, de tristeza por la dureza del momento que está viviendo, o de agradecimiento por tantas emociones.

Yo sí que sé que el resto de personas que allí estábamos, por un instante nos pusimos en su piel, nos emocionamos y vimos que la lucha tiene que continuar día a día, minuto a minuto.

Isabel nos dejó a lo largo del recorrido varios momentos de emoción donde mezclaba carcajadas con llanto. Donde se apreciaba su alegría y tristeza al mismo tiempo.

A pesar de no conocerla bien, viendo su frágil y delgado cuerpo, todos nos llevamos la sensación de la tremenda fortaleza de esta montañera. De la capacidad de lucha y sacrificio que está demostrando, y del fantástico espíritu de superación digno de una persona hecha de otra pasta. Seguramente pasta moldeada y forjada por su unión con la montaña y alimentada por un envidiable grupo de amigos que han hecho realidad un sueño para ella inalcanzable.

Isabel debe de estar orgullosa por lo que tiene a su alrededor. Nosotros estamos tremendamente agradecidos por esa mañana de domingo que seguramente no se nos olvidara con facilidad.


De hecho, ya no recordamos el esfuerzo que tuvimos que realizar, ni las gotas de sudor que en algunos momentos caían. No tuvimos cansancio ni sensación de tenerlo. Pero sí que recordaremos siempre, una sonrisa, unas lágrimas, una mezcla de ambas cosas, ese hilillo de voz, esa amistad entre montañeros, y esa mirada de agradecimiento con unos ojos donde se podía apreciar cansancio, pero muchas ganas de seguir luchando.

Isabel, nos diste una lección de vida. Nunca dejes de luchar, de soñar y de emocionarte cuando sea necesario. Cuenta con Montes Solidarios para lo que sea. Nuestra pasión es la montaña y nuestro objetivo...CUMPLIR SUEÑOS




miércoles, 9 de mayo de 2018

IGOROIN SAKANA

Arabako zortzi leku turistikoetara urbilduko gaituen proiektu berri baten hasieran aurkitzen gara; zein Arabako Foru Aldundiarekin batera, lurralde historiko zoragarri hau ikusi, usaindu, ukitu eta sentitzeko aukera emango diguna.

Oraingo honetan, Iturrietako mendietan hasten dugu bidea, 1038 metrotako altueran dagoen  Santa Teodosia ermitan, autobusean eta auto partikularretan gerturatze txiki bat egin eta gero. Arabako herririk altuenak aurkitu ahal ditugu hemendik gertu, Erroitegi eta Iturrieta ia mila metrotara bait daude.


Eguna zirrara askorekin hasi zen,  ikusmen urridun talde haundia lagun hartuta izan genuen mendian.  Itxaropena elkartetik , ONCEtik eta Beguisare Arabatik, itsumen eta ikusmen urria duten hamalau pertsona guztira.
Eta askoz ere gehiago…
Zuzena Kirol Elkartetik beste erronka eder baten proposamena geneukan ere: parkinson gaixotasuna dela eta mendiarekiko grina utzita zuen mendizale beterano bati gogoa itzultzea. 
Ibilbidea hasi aurreko prestaketa lanak gauzatu eta gero;  Joetette aulkia eta sei gidatze barren montatzea eta gidarien eta laguntzaile taldeak antolaketa; abentura hasteko prest ginen.


Parte hartzaile guztien urduritasuna nabaria zen ermitatik irten eta zelaia zapaltzen  genuen einean, Evaristoren gure mendizale beteranoaren senideen artean batik bat, baina gidatze barrari helduta zioazen kideen artean ere. Gure helburuan barrentzeko gogoa nabaria zen, Igoroi sakana zeharkatzea eta Musitu herrira heltzea. Zirrara sentiberarekin eta ikusmin urduritasunarekin hasi genuen ibilbidea.
Piskanaka eta aditasunez,  aurrera egin genuen gidarien argibideei arreta haundia jarriz, batez ere Joelette aulkiaren gidariei, laister zailtasun teknikoak iristear bait zeuden.
Erosotasunez egin ahal izan genuen bidexka eta mendi bideen artean egindako kilometroen ondoren, Roitegi herria zeharkatu genuen…  Igoroin sakanaren barrenean aurkitzen ginen…
Jaitsiera estuak, hezetasunez inguratutako tarteak eta aulkiarekin igarotzeko eremu zailak igaro genituen. Ur jausiak eta ur dezente zeukaten errekak sarritan zeharkatu genituen. Sakanean murgildurik, ikuspegiak hunkigarriak ziren eta zentsumenen gozamena nabarmena.
Ederki gozatu genuen denok: Evaristo bere aulkitik, bere alabak inkuturik aita mendian irribarrez ikusteaz, itsumendunak beraien zentsuei eta gidarien azalpenei adi eta ikusmen urridun pertsonak ahal zuten xehetasunei so eginez.


Atsedena hartzea errota zaharraren aldean egin genuen. Bertan ura edan eta zerbait jaten genuen bitartean ibilbideari buruz eta bakoitzaren bizipenei buruzko elkarrizketak azaldu ziren.
Une politak bizi genituen. Horietako bat, itsumena duen Nikolas, aurpegia freskatzeko errekara urbiltzea eskatu zigunean. Ur hots gardenean eskuak sartzerakoan bere begiak, aurpegia eta poztasuna argiztatuta ikusi genituen. Inoiz holakorik egin ahal izan ez balu bezala edo itsumenak era horretara gozatzeko aukera aspaldi emango ez balio bezala.


Armosu arina eta bidea berrartuta, gure azken helburura hurbiltzen gintuen azken aldapa gogorrari aurre egin genion.
Zailtasun handirik ez zuten tarteei probetxua atara nahi izan genuen, ain garrantzitsua den etengabeko heziketa burutzeko gure bolondresak aulkiarekin eta gidatze barrarekin aritzeko aukera izan zuten.
Ekintzarekin espero genuena, gogobeteko emaitza pozgarriaz lortu genuen. Beste irteera batzuei buruz hitzegin genuen eta denontzako eskuragarriak diren ibilbideak egiteko nahia nabari izan zen taldean.


Irribarre galantak ikusi genituen nagusitasuna izan zuten pertsonen artean. Batez ere Evaristorena, egun horretan bai, mendira itzuli zen aspaldi ez bezala. Bere alaben zirrara izugarriak ustekabean harrapatzen gintuen ere, ez bait zuten sinizten horrelakorik egiteko aukerarik izango zenik.
Argi dago posible dela. Hau eta askoz ere gehiago. Konfidantza izan, une egokia aurkitu eta dena maitasun haundiz prestatzea besterik ez da behar.


Evaristo mendira itsuli da. Era berean, bai gidatze barrari eutsita joan diren partaideak, bai bolondresak eta bai laguntzaile moduan joan diren jende anitza ere Igoroin sakana gozatu dute.

Argazki guztiak hemen ikus ditzakezu


BARRANCO DE IGOROIN

Arranca un bonito proyecto junto a la Diputación Foral de Álava, que nos acercará a 8 recursos turísticos de Álava donde podremos ver, oler, tocar y sentir éste maravilloso territorio histórico.

Esta vez y después de un pequeño acercamiento en autobús y coches particulares, comenzamos la ruta en la ermita de Santa Teodosia a 1038 metros de altura  que se encuentra en los montes de Iturrieta. Cercana a esta ermita podemos encontrar los pueblos más altos de Álava como son Erroitegui e Iturrieta con casi 1000 metros de altura.


El día comenzaba con muchas emociones puesto que acompañábamos al monte a un gran grupo de personas con baja visión de las asociaciones Itxaropena, ONCE y Beguisare Araba. En total 14 personas entre personas con baja visión y ciegas.
Pero esto no era todo.
Teníamos un reto más que nos habían propuesto desde la agrupación deportiva Zuzenak. Nada más y nada menos que devolver la ilusión a un montañero veterano que por culpa de su enfermedad de párkinson había tenido que dejar abandonada su gran pasión que era la montaña.

Montamos la silla Joelette, las 6 barras direccionales para guiar a las personas ciegas y con baja visión, distribuimos y organizamos los grupos con sus guías y voluntarios, y comenzamos la aventura.

Desde la ermita y ya al pisar la campa, se apreciaba nerviosismo por todos los participantes, pero en especial por los acompañantes y familiares de Evaristo nuestro montañero veterano. Pero esa emoción no solo estaba en la silla Joelette, sino que cada barra y cada persona que acompañaba las barras, sentían emoción, inquietud y muchas ganas por adentrarse a lo que sería nuestro objetivo. Cruzar el barranco de Igoroin y llegar hasta el pueblo de Musitu.

Poco a poco se hacia el camino muy atentos a las indicaciones de los guías y en especial los guías de la silla Joelette porque las dificultades técnicas llegarían pronto.


Atravesamos el pueblo de Roitegui después de varios kilómetros por senda y pista donde se podía andar con comodidad, para adentrarnos en el propio barranco de Igoroin.
Descenso estrecho, con zonas húmedas y en algunos tramos complicado para la silla. Cascadas, mucha agua por el rio que tenemos que atravesar varias veces y vistas increíbles desde dentro del barranco.
Todos disfrutamos, Evaristo desde su silla, sus hijas emocionadas al ver a su padre de nuevo sonreír en la montaña, las personas ciegas muy atentas a las indicaciones de los guías y los que disfrutaban de un poco de visión, muy atentos y escaneando todo lo que podían ver para no perderse detalle.


Momento de un descanso en la zona del antiguo molino para hidratarnos, comer un poco y conversar sobre el recorrido y experiencias personales.
Un momento bonito cuando uno de nuestros acompañantes ciegos, Nicolás, nos pide que le acerquemos al rio para refrescarse la cara. Había que ver sus ojos, su cara y su alegría al meter las manos en ese agua fría y transparente, como si nunca antes hubiera podido hacerlo, o como si su falta de visión le hubiera impedido hacerlo desde hace mucho tiempo.


Almuerzo rápido y de nuevo retomamos ya la última y dura cuesta que nos acerca a nuestro destino final.
Aprovechamos los tramos sin dificultad para que nuestros voluntarios practiquen en la silla y en las barras y completen una formación continua que siempre es útil.


El resultado muy satisfactorio. Se han cumplido las expectativas. Se habla de nuevas salidas, nuevas montañas y recorridos asequibles para todos y todas.
Vemos una tremenda sonrisa en la cara de nuestros protagonistas, en especial en la cara de Evaristo que parece que ahora sí, ha vuelto al monte. Pero nos sorprende la tremenda emoción de sus hijas que no podían pensar que algo así fuera posible.
Claro que es posible. Esto y mucho más. Solo hay que tener confianza, esperar al momento oportuno prepararlo con mimo.


Evaristo ha vuelto al monte, al igual que los integrantes de las siete barras direccionales que esta vez nos han acompañado y del numeroso grupo de voluntarios y acompañantes que han disfrutado del Barranco de Igoroin.

Aquí puedes ver todas las fotos